miércoles, 10 de octubre de 2007

Que debo considerar antes de tener una mascota?

Antes de aceptar la responsabilidad de la VIDA de un animal de compañía, debo pensar en los siguientes puntos:
* ¿Acepto la tenencia responsable ?
* ¿Tengo el deseo, tiempo, espacio, paciencia y la economía (gastos de comida, atención veterinaria, etc), para tener y atender a un animal de compañía?
* ¿TODOS los miembros de mi hogar están de acuerdo en la compañía del Animal?
* ¿Tengo con quién y dónde dejar a mi perro o gato, si estoy fuera todo el día o si salgo de viaje? *¿Si mi vivienda es alquilada, que opciones tengo para mudarme y moverme junto con mi animal?
* ¿Estoy dispuesto a recolectar las heces de mi perro de la vía publica si es que lo sacare a pasear?
* Si le vas a dar un animal a tus hijos, recuerda que la responsabilidad se asume según nuestras capacidades y para un niño una gran responsabilidad, que rebasa sus posibilidades, por lo que esta recae finalmente en ti como adulto. Los animales no son juguetes para niños, visto de esa manera, como con todo juguete se aburrirán de el y lo abandonaran.

* Los animales no son buenos regalos sorpresa, pues no podemos asumir la responsabilidad o comprometernos por otra persona.
* Los cachorritos son muy tiernos, pero recordemos que van a crecer y van a atravesar etapas destructivas, donde rompen cosas y hacen travesuras, provocándonos muchos y variados estados de ánimo.
* ¿Estás dispuesto a cuidarle en su vejez y durante toda su vida? (el tiempo promedio de vida para perros y gatos es de 15 años).

* Los Animales NO aprenden a golpes y gritos.


Si después de haber considerado lo anterior decides tener un animal, ¡felicidades! Has tomado una de las mejores decisiones de tu vida. La compañía de un animal nos sensibiliza, permitiéndonos dar y recibir amor incondicional, lo cual nos refuerza el sistema inmunológico y nos mejora como personas.
Tareas:
- Brindarle un espacio adecuado (este nunca es la azotea o el patio).
- Alimentarlo adecuadamente y con agua fresca disponible.
- Esterilizarlo sea hembra o macho.
- Vacunarlo y desparasitarlo, llevarlo a revisiones veterinarias periódicamente.
- Nunca dejarlos salir solos, siempre pasearlos con correa e identificación.
- Mantener limpio su espacio, sobre todo la arena de los gatos.
- Y, sobre todo, NUNCAS LOS ABANDONES. Ellos dependen de ti.